subir

Catálogo Virtual

Gustavo Bussenius

Biografia

Laboratorista, camarógrafo y fotógrafo, es uno de los cineastas más importantes delcine mudo chileno.

Cuñado del fotógrafo italiano Salvador Gambiastiani, se incorpora como director de Chile Films Co., aparentemente entre 1921 ó 1922, y posteriormente asume la dirección técnica de la Andes Films. Desarrolla una amplia filmografía como camarógrafo y fotógrafo de importantes cineastas como Jorge Délano “Coke”, Pedro Sienna, Alberto Santana y Juan Pérez Berrocal.

Realiza el “Noticiario La Nación”, que alcanzaría mas de mil ediciones. Su filmografía comienza con “En el libro de la vida” (Alberto Santana, 1922) y “El Galán duende” (Juan Casanova Vicuña o Nicolás Novoa Valdés, 1922), películas que habría dirigido el prolífico Alberto Santana pero de las que no existe información exceptuando la segunda, que sería una producción de Chile Films Co.

La calidad en su tratamiento fotográfico lo posiciona como uno de los grandes cinematografistas del periodo, llegando a realizar numerosos films desde 1923, entre los que cuentan “El Empuje de una raza” (Pedro Sienna, 1923), “Corazón de huaso” (Alberto Santana, 1923), “La copa del olvido” (Rafael Maluenda, 1923), “El Odio nada engendra” (Alberto Santana, 1923), “Un grito en el mar” (Pedro Sienna, 1924), “Juan Penco Boxeador” (Alberto Santana, 1925), “Mater Dolorosa” (Alberto Santana, 1925), “El Húsar de la muerte” (Pedro Sienna, 1925), “Canta y no llores corazón” (Juan Pérez Berrocal, 1925), “La última trasnochada” (Pedro Sienna, 1926), “Destino” (Juan Pérez Berrocal, 1926), “La víbora de azabache” (Rafael Maluenda, 1926), “Bajo el cielo austral” (Enrique “Chilote” Campos, 1929) “Cruz roja chilena” (Andes Film, 1929) y “La calle del ensueño” (Jorge Délano “Coke”, 1929), que obtuviese Medalla y Diploma de Honor a la mejor película castellana en la Feria Internacional de Sevilla, España, 1929.

Ante la introducción del cine sonoro, muchas empresas productoras chilenas caen en quiebra, como fue el caso de la Andes Films en 1932. Gustavo Bussenius asume como propias parte de las deudas de esta empresa, a cambio de quedarse con los equipos y poder seguir filmando. Sin embargo, el 5 de Junio de 1932, mientras registraba en la Alameda las manifestaciones de la revolución que derrocó a Marmaduque Grove, al pie del monumento a San Martín es alcanzado por una balaque le produce la muerte.